Hay mujeres que mas allá de la cotidianidad se suman a las labores sustanciales que dan sustento al desarrollo y a la transformación de los procesos históricos y sociales que conforman la vida democrática de nuestro país.

  • INICIO
  • ACERCA DEL PROGRAMA
  • PODCASTS
  • Suscribirse en iTunes
  • Insertar widget

El Rebozo

 

En la cuenta de los días, durante el siglo XVIII, el Segundo Conde de Revillagigedo consignó que el rebozo era una prenda de uso común entre las mujeres, sin importar su condición social. Se le usaba como mantilla, es decir para cubrirse la cabeza; como manteleta, para abrigarse; también para adornarse y para cargar a los hijos.
 
Hay constancia de que en el siglo XVIII ya se producían rebozos en el pueblo otomí de Tultepec; de la existencia de rebozos de seda; de tela anteada (color ante o amarillento) con flecos de oro y de tela verde con flecos de plata.
 
Chapa de Mota en el Estado de México, Santa María del Río en San Luis Potosí, Acaxochitlán en Puebla y Yalalag en Oaxaca estaban entre los centros reboceros más importantes de la época. 

Podcasts